viernes, 22 de junio de 2007

NO SE RÍAN, ES CIERTO: ¡EL BARÇA FICHÓ A "TITÍ"!

Qué dicha que el varapalo anímico del fin de semana pasado se ve millonariamente compensado con la noticia de este viernes: Por fin, el largamente anelado fichaje de Thierry Henry es una realidad. El legendario número 14 blaugrana, alguna vez de Johan Cruyff, lucirá de nuevo en la espalda de un crack legendario, de los que dentro de muchos años seguirán siendo recordados como uno de los héroes del mejor fútbol mundial.
Claro, igual que el fulano al que en esta foto saluda: Un tal Ronaldinho, quien lleva varios meses desaparecido de Can Barça y en ese tiempo ha sido sustituido por un androide, físicamente muy parecido (un poco más ancho de cintura, eso sí), pero que en calidad futbolística no le llega ni a los tobillos al verdadero Gaucho. Enhorabuena: Parece que el auténtico dentudo ejecutante de espaldinhas y elásticas está de regreso en la Ciudad Condal y dentro de poco veremos al androide camino de la planta de reciclaje de chatarra.

El ojo del tigre. Si hay un jugador a nivel mundial al que cualquier defensa y portero al mismo tiempo sueña y teme enfrentar, porque representa un reto semejante a escalar el Himalaya, ese es Thierry Henry. No sólo es un romperredes, un tipo que mete el gol como sea, de cabeza, de chilena, de palomita, de taco: es tan peligroso a cuarenta metros del arco como dentro del área chica; mide 1,88 y es capaz de serpentear entre los defensas rivales; es un jugador que a cada que toma el balón, arranca la exclamación de fe de su fanaticada y de angustia para sus contrarios. ¡Gol de Henry! Vamos calentando la garganta, culés. ¡Ujum! ¡GOOOOOL DE HENRY!

Amigo del buen fútbol. El balompié, como la cocina. Siempre lo digo. Cualquiera de nosotros puede invitar amigos a su casa y hacerlos comer pizza de ayer recalentada en el microondas. Pero para probar delicatessen, sólo encomendándose a un buen chef. Y entre los jugadores actuales del Planeta Fútbol, Titi es de los que más maravillas saben hacer con la pelota. Nada que ver un delantero que trata de meter el balón en el arco rival a empellones, con uno que la convierte en serpentina y la pone a conversar con las piolas desde un ángulo imposible, con un toque de mago o un tiro de cañón. Titi además, fuera del área le roba la cartera a cualquier línea defensiva con un pase filtrado, un remate dirigido como con láser o un centro colocado como con GPS. Sigamos calentando. ¡Qué jugada del carajo hizo Henry! ¡Uh, qué golazo! Ujum. ¡GOLAZOOOO!

Alegría para el pueblo. Damos por descontado que la camiseta blaugrana que dentro de pocos días se enfundará Titi en sustitución de la del Arsenal que luce en esta foto, tan pronto salga a la venta será la sensación. Y es que esta es la clase de jugador que arrastra las masas al estadio, que nos impide quitar los ojos de la pantalla, que cada vez que toca la pelota esperamos ver sacar un conejo de la chistera. Que con sus goles y jugadas espectaculares nos deja de buen ánimo para toda la semana. Es de la clase de jugadores a los que la afición siempre les da la bienvenida. Sobre todo, los aficionados que sentimos al fútbol como la mitad de nuestra vida, los de los estratos "medios" y "bajos" de la sociedad, que no tienen plata para pagar una sesión en un spa pero se paran frente a cualquier vitrina y en un par de horas, gracias a ídolos como este, liberan la tensión de toda la semana. Y partido a partido, gracias a ídolos como este, renuevan su pasión futbolera.

Próxima escena más repetida en Barcelona: -"Chaval, ¿tú cuál quieres comprar?" -"¡Quiero la de Henry!"

Fotos: El Periódico de Barcelona.

3 comentarios:

varo140 dijo...

Es un gran jugador,aunque lo del desplante del pasado año...

PEP dijo...

Todos aplaudimos su contratación, aún así hay vices que no ven con buenos ojos el fichaje de Henry...llámese Sandro Rosell...increible pero cierto, hay quien cree que es demaiado mayor y especulan con su maltrecha temporada...saludos cordiales.

fernando dijo...

Gran fichaje. Será un delantero espectacular. Encima, ya se ha puesto a entrenar antes que el resto de compañeros.