jueves, 26 de abril de 2007

El acordeón de Liga


Lo que convierte la presente Liga en la pesadilla perpetua del culé, es que la diferencia de puntos entre el Barça y los segundones lleve el ritmo del acordeón. Estira, encoge, y con cada movimiento, sigue la canción de unos y otros.

Un punto de diferencia: Fin de ciclo en el Barça, se va una de las figuras (ayer Ronaldinho, hoy Eto'o, ¿mañana Puyol?), Rijkaard está perdido, Iniesta es pésimo, Laporta dimisión, el Sevilla es el mejor equipo del mundo, el Madrid está para ganarla en la última fecha, el Valencia es poderoso...

Cuatro puntos: El Barça está de vuelta, golpe a la Liga, revive el Círculo Virtuoso, el Sevilla con vértigo, Capello vete ya, Turienzo es el verdugo, fracasa el Valencia...

Si la diferencia de puntos fuera un colchón, como el año pasado, a estas alturas estaríamos yaciendo plácidamente sobre él, apenas a la espera de que en un par de semanas las matemáticas dictaran su sentencia: Barça campeón, y últimos dos o tres partidos con paseíllo incluido.

Pero es un acordeón, y su sonido, sobre todo cuando se encoge, en vez de ser una música de fiesta, para muchos de nosotros es ya un ruido infernal que nos tiene con el ánimo por los suelos.

Al menos así es para los culés que como yo, nos hicimos de expectativas estratosféricas para esta temporada. Como yo, allá por agosto más de uno veía ya colocadas en las vitrinas del Camp Nou todas las copas que al equipo le tocaba disputar; más de uno anticipaba un plus de alegría y paz interior para Navidad y Año Nuevo por causa del fútbol blaugrana; y más de uno se imaginaba que en Semana Santa el Vía Crucis sería para los otros y la Gloria para los culés.

Quizás ahí está la explicación para todo lo que hemos vivido en la temporada que ya entra en su recta final; o más bien casi todo, porque las infaustas lesiones de Eto'o y Messi son cosa aparte. Tanto altibajo culé sería consecuencia de la soberbia y el narcisismo con que decidimos encarar el ciclo 2006-2007, después de dos años de dominio brutal en la Liga y un año arrasador en Europa en que devastamos Germania, Britania, el norte de Italia y rematamos conquistando la capital de las Galias casi al estilo Julio César (un poco menos que vini, vidi, vinci). Tan seguros estábamos de nuestro poder, y tan enamorados de nuestro equipo a causa de engullir cuanto piropo nos lanzaban los otros, que de antemano asumimos que cualquier rival sería muy inferior y que cualquier partido estaría ya ganado "sin bajarnos del autobús".

Viéndolo ahora desde la llanura, adonde nos bajaron los acontecimientos desde el Olimpo donde nos jactábamos de estar, semejante actitud era de por sí nociva para los aficionados (sobre todo para los que ahora sufrimos puyas constantes y la continua pregunta de "¿no era que el Barça ganaba todo y caminandito?"), pero fue fatal para los técnicos, jugadores y directivos, quienes lamentablemente, todo indica que también se contagiaron de ella. Ojalá hubiéramos tenido algún amigo de verdad para recetarnos a cada uno un par de bofetadas a fin de que despertáramos a la realidad; así habríamos tomado conciencia de que, como en cualquier cosa en la vida, nada es un lecho de rosas sino que para triunfar es imprescindible someterse al esfuerzo continuo por mejorar, por superar lo ya hecho, y sobre todo ser humildes, para mirar a los rivales como iguales y capaces de arrebatarnos la gloria para disfrutarla ellos.

Si este acordeón liguero es el castigo a nuestros pecados capitales, terminemos de soportar los últimos siete suplicios de la manera más estoica posible, porque los merecemos. Y tengamos fe en nuestro equipo, que todavía no es demasiado tarde para que ellos se sacudan de los vicios (literal y figuradamente dicho) que les han impedido dar el 100 por ciento de sus capacidades y que, por ejemplo, provocan los hundimientos anímicos y futbolísticos tan lastimeros en que cae el equipo tan pronto el rival anota un gol, por más malo que sea. Sobre todo, prestemos oídos sordos a los cantos de sirena provenientes de la capital del reino, con los cuales nuestros enemigos pretenden hacernos creer que el Barça está perdido y que su fabuloso proyecto del Círculo Virtuoso está inevitablemente en camino de acabar como cierto proyecto muy cacareado de metrosexuales, gordos y fanfarrones del que ahora mismo, sólo unos cuantos chinos extraviados recuerdan con infinita nostalgia...


(Fotos: Wikipedia).

6 comentarios:

Javi dijo...

Ya me gustaria a mi que mi Atleti estuviera en la situacion del Barça.

Espero la finalizacion del post.

saludos

Rubén Uría dijo...

Hola! Pues no debes estar muy contento con la presunta marcha de Saviola del Barcelona. Un abrazo!

ava_adore dijo...

y todo este rollo lo encabezó laporta al afirmar que el fcb iba a por los 7 títulos, que querían hacer historia con un 7 de 7. En vez de empezar de 0 e ir subiendo, empezamos ya con los 7 de inicio.

Soberana estupidez de principiante. Con lo fácil que es decir que son todos muy dificiles y que el equipo dará lo máximo para llegar lo más lejos posible. En fin... HUMILDAD

Vito Corleone dijo...

Querer creo que queriamos todos los 7 de 7...nunca entendí porque se criticó eso...que iba a decir,que no quería ganarlos?...como si hubiera dicho que ibamos a ganarlos...mira al chelsea,que tenía todo para hacer una temporada del copón,y ahora se les desmorona todo...

Silvi dijo...

A toro pasado es fácil hablar, yo creo que si elBarça hubiera mantenido el nivel del año pasado, hubiera ganado siete de siete seguro.

Saludos!

Vito Corleone dijo...

Te contesto aquí a lo que me preguntaste sobre lo que pienso de que el madrid se merece esta liga...

Pues porque le ha ganado a más equipos importantes,y todo ello a pesar de los duros palos que ha recibido capello...y porque si bien no han jugado nada bien durante toda la temporada,al menos he visto muchos más partidos del madrid con actitud de ganar,que del barça...además de ello,la dinamica positiva en la que están sumergidos y el espeso juego que realiza nuestro barça...me hacen ver ahora mismo como claro favorito al madrid...ojalá me equivoque...aunque ahora mismo ya depende casi más de la fortuna que de la calidad unicamente...

Un saluto RIP.